¡Lo más vendido!

Que hacer cuando recibimos las plantas

Como indica el título, vamos a intentar explicar los pasos recomendados una vez que recibimos las plantas (sin importar donde se hayan comprado), y evitar que se nos mueran a los pocos días.

Los lithops, como el resto de cactus y suculentas son reservas vivas de agua y pueden ser extremadamente resistentes a “sobrevivir” sin sustrato (a raíz desnuda) durante un periodo de tiempo relativamente largo sin que esto provoque la muerte de las plantas. Sin ir más lejos, realizamos envíos a todo el mundo, y en ocasiones el cliente ha tardado más de dos semanas en recibirlas y nunca se ha producido la muerte de ningún ejemplar durante el trayecto.

Entrando ya en el tema que nos pertoca…. ¿Qué hacer una vez nos han llegado los lithops?

Primero entender que las plantas han venido de un invernadero con unas condiciones de temperatura idónea, a una cantidad de horas sol diarias….y de repente se han desenterrado, empaquetado y viajado entre 3 días y un mes totalmente a oscuras para llegar a un clima totalmente diferente. Por lo que las plantas (al igual que las personas), necesitan un periodo de aclimatación y no toleran en absoluto los cambios  bruscos.

Ahora, suponiendo que ya se hayan plantado los lithops en el sustrato que normalmente utilizamos o nos han recomendado (intentar siempre que la raíz quede recta en la maceta)…. Vamos a explicar lo que NO debemos hacer inmediatamente, y esto, paradójicamente, es REGARLAS.

Puede parecer extraño que unas plantas que han estado sin sustrato no deban regarse inmediatamente, pero unas raíces que no han recibido agua un tiempo se “aletargan” y no pueden absorber agua con normalidad. Si regamos abundantemente tras recibirlas para rehidratar las plantas, estaríamos sentenciando a muerte casi con toda seguridad a nuestros lithops recién comprados. Es mejor hacer pulverizaciones ligeras cada pocos días (como si se tratase de rocío es suficiente). Esta mínima cantidad de agua será la encargada de estimularlos para que produzcan nuevas raíces y más adelante, cuando se hayan desarrollado completamente, ya las podremos regar cuando lo requiera (que no es lo mismo que cuando les “tocan”, pero de eso ya hablaremos en otro post dedicado a los riegos).

Siempre hace ilusión ver que nos llegan con unas raíces extremadamente largas, sin embargo es recomendable recortarlas y dejar únicamente un par o 3 centímetros de raíz. Que no se asuste nadie, ya que es lo mejor para la supervivencia de la planta. Como se indica en el párrafo anterior, las raíces encargadas de absorber el agua ya no pueden hacer su función y es mejor cortarlas para provocar que salgan nuevas raíces (con unas tijeras limpiadas con alcohol para evitar infecciones).

Pero, y si nos llegan las plantas en maceta de fibra de coco o turba?

En este caso, también se deben aclimatar las plantas pero con la diferencia que los riegos podrán ser más profundos desde los primeros días, ya que sus raíces no han sido dañadas y absorben agua con normalidad. Aunque hay mucha gente que no le gusta “verlos” en este sustrato, se ha de evitar trasplantar en los meses que van desde la floración hasta que finalice la “muda”. No va a pasar nada, incluso es lo recomendable, dejarlos un tiempo en esa maceta y cambiarla posteriormente al sustrato que utilicemos normalmente.

Por último, y en este punto apenas me extenderé ya se puede encontrar mucha información en internet y todas muy similares y acertadas. Por lo que sólo comentar que se han de colocar las plantas recién llegadas/trasplantadas en un lugar donde no les dé la luz directa, incluso si se quiere, dejarlas dentro de casa un tiempo en un lugar ventilado, y ya habrá tiempo para moverlas poco a poco hasta colocarlas en el sitio definitivo.

 

Me gustaría indicar que esto no es la biblia de los lithops, simplemente unos consejos para responder las muchas dudas que me llegan al correo sobre qué hacer cuando reciben las plantas.